Cuatro lecciones que nos ha traído la pandemia

El coronavirus desató una pandemia que nos ha obligado a replantear nuestro día a día de forma radical. Nos tenemos que acostumbrar a esta nueva normalidad de llevar cubrebocas, cuidar nuestro patrimonio, y sobre todo, cuidar nuestra salud y valorar a los que nos rodean. Muchas de estas lecciones que nos ha dejado la pandemia gira al rededor de nuestras finanzas.

Ahorro para emergencias


La pandemia nos ha enseñado que no estamos a cargo de nada, siempre habrá cosas mucho más grande que nosotros. Como sabemos las emergencias no son planeadas, pero es importante estar preparados ante una. Hoy tenemos un futuro incierto, y frente a eso la respuesta siempre es ahorrar.

En el 2020, las personas pudieron encontrar un refugio en los retiros de desempleo de las AFORE, pudieron salir adelante por medio de su ahorro. 

Prioridades: necesidades antes que deseos

 

Otra lección que nos deja la pandemia es que muchos de nosotros tuvimos que voltear a ver nuestros gastos y ser más estrictos con ellos, nuestras prioridades cambiaron y entendimos que las necesidades siempre van a ser más importantes que nuestros deseos y/o caprichos. 

Las compras innecesarias y no esenciales pasaron a segundo plano, mientras que los productos de limpieza o comida eran primordiales para poder combatir la pandemia desde casa. Esto nos hizo poder ahorrar siempre que la situación lo permitiera. 

Invertir en uno mismo siempre es la opción

 

Muchos de nosotros no teníamos un espacio condicionado para el trabajo dentro de nuestras casas, una silla o un escritorio hicieron toda la diferencia para nuestros dolores de espalda. Adquirir un seguro de gastos médicos mayores siempre será una de las mejores inversiones, pues en caso de un accidente o imprevisto sabrás que estás seguro con ellos. el aportar a tu AFORE también es una inversión para ti mismo, además de que te aporta una tranquilidad del futuro.

Consumir local nos hace más fuertes

 

Apoyar el comercio local fue una de la maneras más eficientes de algunos negocios para poder sobrellevar la situación y no quebrar como muchos otros lo hicieron, se adaptaron precios y opciones de envío, beneficiando a las familias. Consumir local hizo que la economía de México siguiera funcionando a pesar de estar en casa. Es una gran manera de ayudar al país y a sus familias. 

FUENTE: https://aqp.mx/blog/un-ano-de-pandemia