Tipos de inflación:

Existen muchas maneras de llamar a la inflación, algunas de ellas son: 

  • Deflación: Hace referencia a la disminución de los precios, es lo contrario a la inflación.

  • Desinflación: Descenso en la tasa de inflación, es decir, los precios suben pero menos que antes.

  • Reflación: Intento de aumentar la inflación ante presiones deflacionarias (del descenso de los precios).

  • Estanflación: Puede producirse en épocas de crisis económica y conlleva que aumenten la inflación y el desempleo a la vez que hay un estancamiento del PIB.

  • Inflación subyacente: es un indicador que muestra la variabilidad de los precios de consumo a corto plazo más precisa, ya que no incluye los precios energéticos (muy inestables) ni los alimentos no elaborados.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tipos de inflación según su magnitud

La inflación también se denomina de diferentes maneras según el porcentaje de aumento:

  • Deflación: Es la inflación negativa, una disminución de los precios. 

  • Inflación moderada: Elevación lenta de los precios, los precios se mantienen estables, con aumentos que no llegan al 10% anual.

  • Inflación galopante: Niveles de inflación de dos o tres dígitos en el plazo de un año, es decir, un producto puede triplicar su precio en apenas un año, provocando una pérdida tremenda de poder adquisitivo. Suelen ser provocados por grandes cambios económicos en un país.

  • Hiperinflación: Son aumentos de precios de más del 1000% anual. Provocan graves crisis económicas, ya que el dinero no acaba valiendo prácticamente nada y el precio de los bienes y servicios resulta excesivo. En ocasiones puede ocurrir que el valor del dinero llegue a ser menor que el coste del propio papel del que está impreso.

FUENTE: https://economipedia.com/definiciones/tipos-de-inflacion.html